El Calendario Maya es uno de los sistemas de división del tiempo más sofisticados y precisos de la historia de la humanidad, allí, el tiempo está distribuido según el conocimiento de la cosmogonía maya y sus complejos estudios astronómicos.

El Calendario Maya surgió del desarrollo y auge de la cultura mesoamericana y de la comprensión del funcionamiento de los astros y los estudios matemáticos complejos que caracterizaron a la cultura.

Significado del Calendario Maya

El Calendario Maya significaba la base de toda la estructura social, política y civil de la civilización. 

En él se establecía una organización del tiempo que los mayas necesitaban para el desarrollo de su cultura.  El orden respondía a los rituales sagrados, al tiempo de las cosechas y guerras, que mantenían el poderío de su imperio. 

En el calendario se podían reflejar con fiel registro el movimiento de los planetas, los eclipses y los ciclos solares y lunares, lo que ayudaba a la toma de decisiones importantes que involucraban el futuro de la civilización.

Descripción del Calendario Maya

calendario maya
El Calendario Maya y el Calendario Azteca son muy similares en cuanto a duración y disposición del tiempo. Su diferencia más notable se encuentra en La Cuenta Larga usada por los mayas. 

El tiempo en el Calendario Maya se cumple de manera cíclica, es decir, cada 52 años mayas vuelve a comenzar. Según las cuentas que existen dentro del propio calendario, este se inició entre el día 1 y 11 de agosto del año 3114 a. C y finalizó el 21 de diciembre del 2012 (en nuestro equivalente calendario gregoriano).

Su orden estaba ligado a los rituales mayas y a las cosechas, la disposición del tiempo estaba distribuido de la siguiente manera:

  1. El Kín o día solar, que equivaldría a un día
  2. El Winal o Uinal equivalente a 20 días (20 kin)
  3. El Tun equivalente a 360 días o 1 año maya (18 uinal)
  4. El K’atun equivalente a 20 años (20 tun o 360 uinales)
  5. El Bak’tun equivalente a 394 años (7200 uinales, 400 tunes o 20 k’atunes)
  6. El Piktun equivalente a 7885 años, seguido del Kalabatun, Kinchiltun y Alawtun, que pasaban de las decenas de miles de años.

Organización del Calendario Maya

Dentro del calendario se pueden encontrar una serie de cuentas de tiempo que coexisten en el gran calendario.

Cada cuenta tiene una distribución temporal precisa y responde a unas necesidades de organización de los ciclos, los cuales eran dedicados casi en su totalidad a los diferentes rituales que la cultura realizaba para alabar a sus dioses.

De esta manera tenemos:

  • El Calendario Sagrado de 365 días
  • La Rueda Calendárica de 52 años
  • La Cuenta Larga de 52 años
  • La Cuenta Lunar de 18 meses lunares

Además está La Cuenta Venusiana, que corresponde a la medición de los ciclos solares de 584 días, el cual estudiaba las apariciones y conjunciones de Venus (al iniciar la mañana y la noche), también se encuentra La Cuenta de los Señores de la Noche (Yoalteuctin), de 9 días que representaban las 9 deidades que gobernaban y resurgían cada novena noche.

Sistemas de calendarios mayas

El Sistema Tzolkín

Corresponde al calendario sagrado, este calendario no posee meses sino una sucesión de glifos de 20 días de duración, contados del 1 al 13 de forma cíclica y que producen un total de 260 días. Este calendario coincide con los nueve ciclos de la luna e igualmente está relacionado con los movimientos del sol, la gestación humana, el paso cenital y el crecimiento de las cosechas.

El Sistema Haab

El ciclo del Haab consta de 365 días midiendo el año solar. Este calendario se compone de 18 meses de 20 días cada uno llamado Uinal y un mes de 5 días llamado Wayeb, que eran considerados los días negros o días sin nombre. Según la creencia, en estos días malos lo mejor era no levantarse pues los espíritus malignos rondaban.

El primer día de cada mes era contabilizado desde el 0, este calendario marcaba las fechas para las ceremonias y el calendario religioso de toda la comunidad.

La Rueda Calendárica

Es la combinación del sistema Tzolkin de 260 días y el sistema Haab de 365 días que sumados tardan en cumplirse un total de 52 años (18. 980 días).

Es uno de los ciclos más importantes y sirve para interpretar la sucesión de los períodos de 52 años, que eran celebrados con la ceremonia del Fuego Nuevo, cada uno de estos ciclos equivalía, por tanto, a 52 vueltas del Haab y 73 vueltas de Tzolkin y se consideraban como el equivalente al nuevo siglo.

La Cuenta Larga o Serie Inicial

Los mayas tenían un nombre para cada periodo de tiempo que iba de acuerdo con su sistema vigesimal, que era el ciclo más corto. A partir de ello, se llegan a sumar los más pequeños para formar los periodos más largos. De esta manera tenemos que:

El Tun es el equivalente a un año o lo que es igual a 18 Uinales (20 días).

20 Tunes equivaldrían a 19,7 Katunes (20 años).

20 Katunes equivaldrían a 394, 25 Baktunes, siendo el baktun la décimo tercera parte de La Cuenta Larga

La Cuenta Larga, no era un sistema repetitivo como el resto de los otros sistemas. En él se registran los días desde el inicio del calendario (11 de agosto del 3114 a. C según el calendario gregoriano).

Este calendario se utilizaba para registrar los eventos y acontecimientos históricos o resaltantes de la cultura y la vida política de los mayas.

Después del 21 de diciembre del 2012, año en que termina la cuenta del calendario, se considera el reinicio del Calendario Maya.

La Cuenta Lunar

Además del Tzolkin, el Haab y La Cuenta Larga, los mayas llegaron a prestar especial atención a las fases de la luna. Según sus cálculos, cada mes lunar tenía una duración de 29 o 30 días, que equivalía al tiempo que transcurría entre una luna nueva y la siguiente, teniendo además un jeroglífico específico para esta.